Josué Smith Solar; el arquitecto de los castillos

3 de Enero de 2018 | por: Enterreno Chile | 8003 visitas



Josué Smith Solar nace en 1867 en el entorno rural de Chillán, precisamente en el fundo San José, predio que pertenecía a sus padres. Su padre, Silas Baldwin Smith, era de origen estadounidense y su madre era chilena, Leonor Solar Ojeda. Poco tiempo después,  su padre muere cuando él era apenas un niño y se ven obligados a trasladarse a vivir a la capital.

Thumb jms y chalet
Foto retrato de Smith y Chalet Recart de Papudo en 1930. 

Su enseñanza básica la realiza en el Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago y en 1885 decide viajar a Estados Unidos para estudiar arquitectura en la Universidad Politécnica de Philadelphia, cosa rara para la época ya que la mayoría de los estudiantes optaban por formarse en la Escuela de Bellas Artes de París. Ahí aprendió a desarrollar una arquitectura desde las bases ingeneriles, pero siempre cuidando de la estética. Durante los tres años que estuvo estudiando no tuvo facilidades para vivir, no contaba con recursos ni comodidades, tema que no se le interpuso ya que se graduó con honores en 1888.

Thumb zapallar
Casa Hildesheim de Zapallar en 1924. Archivo Afda.

En 1889 decide viajar a París en el marco de la Exposición Mundial, luego de ello recorre en bicicleta, Italia, Alemania y Rusia. Durante este viaje conoce los distintos etilos, movimientos, tendencias, tecnologías y distintas culturas que marcarías su estilo y sello personal. En 1891 vuelve a Estados Unidos para instalar su primera oficina en Wilmington. Mientras hacía sus primeros trabajos decide estudiar un Máster en Arquitectura en Philadelphia siendo gran aprendiz del reconocido arquitecto norteamericano Teophilus Chandler. Sus primeros encargos fueron diseños de interiores en tiendas, algunas viviendas, también hizo de fotógrafo e incluso se dedicó a dibujante de otros proyectos, hasta ilustrador gráfico de afiches para tranvías, teatros entre otros.

Thumb hotel y portal
Hotel Carrera en 1950 y restauración del Portal Fernández Concha en 1929. Archivo LIFE y CChC respectivamente.

Ya para 1893 y una vida profesional en ascenso, se casa con Cecilia Miller y con ella decide formar una nueva vida en Chile. Ya en 1894 establece una oficina en la calle Moneda en pleno centro de Santiago. Su participación como columnista en el diario “El Ferrocarril” le da cierta tribuna que lo posiciona rápidamente como un ingeniero y arquitecto reconocido. En Chile comienza con algunos trabajos en Chillán, pero es con el loteo de la Quinta Meiggs en Santiago cuando corona su primer gran proyecto, este se caracteriza por romper la cuadra llena y otorgarle a la ciudad conceptos europeos de la ciudad jardín, aspecto que replico en otros proyectos en el crecimiento de Santiago hacia Providencia, Ñuñoa y Macul.

Thumb republica 550 fabiola flores
Casa del arquitecto en Avenida República 550, foto de Fabiola Flores.

Ya para 1900 cambia su oficina a la calle Huérfanos y sus encargos se multiplican, claro, Josué Smith Solar ya era sinónimo de calidad y sofisticación, arquitectura de igual calidad a la de los países más desarrollados de la época. Comienza a diseñar grandes edificios familiares en distintos balnearios del litoral central donde destacan sus intervenciones en Viña del Mar, Las Cruces, Zapallar, Cartagena, Papudo entre otros. Pero fue en este último donde logra impregnar con mayor fuerza su estilo y carácter con tres simbólicos edificios (Casa Ortúzar, Gran Hotel Papudo y el Chalet Recart, único que aún sigue en pie).

Thumb 2710
Papudo en 1932, Casona Ortuzar y el Chalet Recart. Foto de Robert Gerstamnn.

Thumb papudo 7 low
Incendio del Gran Hotel de papudo en 1941. Aporte Ada Meynard, Archivo Enterreno.

Josué Smith era versátil, tanto así que pasó por numerosos estilos arquitectónicos como el Tudor, Victoriano, Neogótico, Gótico, Neoclásico pasando por el Art Nouveau entre otros.

Thumb miramar ca 1910
Castillo San Jorge ca. 1910. Este edificio estaba ubicado sobre el Club Árabe en el sector Miramar de Viña del Mar. Archivo Augusto Bruna.

Estos estilos se impregnaron por todo Santiago y regiones donde destacan importantísimos edificios como; el Club Hípico de Santiago (1923), la Universidad Técnica Federico Santa María (1931), Hotel Carrera de Santiago, Remodelación fachada sur del Palacio de La Moneda, el Ministerio de Hacienda, Ex Colegio Santiago College de Providencia, Portal Fernández Concha, Puente del Arzobispo, remodelación del Museo de Historia Natural de la Quinta Normal, fachada de la Basílica del Salvador, su casa en Avenida República 550, entre muchísimos otros.

  Thumb club hipico enrique mora low
Club Hípico de Santiago en los años 40s. Foto de Enrique Mora.

Thumb 1980 utsm
Universidad Técnica Federico Santa María en 1980. Archivo UTFS.

Thumb 2709  1
Puente del Arzobispo en 1949. Archivo Municipaidad de Providencia.

Thumb ministerio de hacienda
Ministerio de Hacienda en construcción en 1930 y 1931. Archivo AFDA.

Thumb basilica
Fachada de la Basílica del Salvador antes y después de ser intervenida por Smith. Archivo AFDA.

Ya para sus últimos años comienza a trabajar con su hijo y crea la oficina Smith Solar & Smith Miller arquitectos donde corona sus últimos días con el encargo de la gran urbanización del balneario Rocas de Santo Domingo, labor que culminaría su hijo.

Thumb sto domingo
Vista aérea de Rocas de Santo Domingo y su trazado urbano diseñado por padre e hijo.

Josué Smith Solar muere en 1938 y deja consigo un tremendo legado para Chile, hasta estos días es reconocido como uno de los más grandes arquitectos de la historia de nuestro país. Muchos de sus edificios ya no existen y sólo conforman ese imaginario idealizado en que “Todo tiempo pasado fue mejor”, lo cierto es que gran parte de su legado sigue firme y es referente de perfección, pulcritud y prestancia. 

Por nuestro patrimonio, Comparte!



Ver citas
Todas las fuentes aparecen a pie de foto. 





agregar a favoritos



comentar



Debes iniciar sesión o registrarte para realizar esta acción.



otros comentarios



El Gran Hotel de Papudo, obra de Josué Smith Solar, no se quemó en 1941 sino en 1946. Cuando yo tenía 1 año y nueve meses, me alojé con mis padres en dicho Hotel el 31 de enero de 1942. Tengo la factura por 1.398.60 pesos de los archivos de mi padre y las anotaciones en su libro de Caja. En pasajes y otros gastos sumó otros 722 pesos.