Los méritos de Juan Aravena. Minero de Lota

23 de Octubre de 2020 | por: Pablo Pavez | 603 visitas



Corría septiembre del año 1944 y el mismísimo presidente de la república, don Juan Antonio Ríos, condecoraba con la Medalla “Al Mérito” al obrero de Lota don Juan Bautista Aravena Villaroel, quien teniendo 73 primaveras, cumplía 50 años trabajando en la mina. Más que eso no sabemos de don Juan, pero lo que sí sabemos es todo lo que tuvo que pasar para lograrlo, porque en esos tiempos no bastaba con ser un trabajador ejemplar, también había que tener suerte.

Thumb juan bautista aravena villaroel cien an os del carbo n en lota  memoriachilenacl
El obrero más antiguo en 1944, don Juan Bautista Aravena. Llevaba medio siglo de labor en las minas de Lota (memoriachilena.cl).

Asumimos que la mina y su sangre estuvieron unidas mucho antes de su nacimiento, que fue una tradición familiar obligada, iniciada por su abuelo y su padre con la llegada de un eminente empresario, un tal Matías Cousiño Jorquera. Eran mediados del siglo XIX y en Lota se estaba consolidando la industria carbonífera de la mano de los Cousiño, quienes también crearían una tradición familiar, pero en una posición diametralmente opuesta a la de los Aravena.

Thumb mati as cousin o cien an os del carbo n en lota  memoriachilenacl
Matías Cousiño Jorquera, fundador de la industria del carbón en Lota (memoriachilena.cl).

Calculamos que Don Juan Aravena Villaroel nació en 1871, en Lota Bajo, el sector donde vivían lo obreros del carbón. Ahí las casas eran pequeñas y mal construidas, no tenían ventanas y albergaban en su mayoría a familias numerosas. Juan seguramente dormía con cinco hermanos, sus padres, una tía y sus abuelos en la única pieza de la casa. De chico nunca conoció la salud ni la higiene, tampoco tuvo educación ni seguro social. En ninguna casa de su barrio había agua potable y menos alumbrado público. El basural era la calle y la cloaca, su patio.

Thumb lota bajo  1850 memoria chilena
Lota Bajo, 1950 (memoriachilena.cl)

Creemos que como la mayoría de los niños de esa época, trabajaba en la mina desde pequeño, manejando puertas o empujando cargas a lo largo de caminos subterráneos, oscuros e inclinados. También le llevaba agua a los mineros que estaban hasta diez metros bajo tierra, en medio de las tinieblas y la soledad. En esos años, los mineros vestían trajes hechos de sacos de harina para destacarse y usaban la infaltable chupalla de paja como casco de seguridad.

Ponemos las manos al fuego que ya en su temprana edad, el pequeño Juan tuvo que sobrevivir a derrumbes, escapes de gas, temperaturas demasiado altas y uno que otro pisotón de los caballos que otrora trabajaban en los piques. Su madre, devota, se encomendó cada día a la Virgen del Carmen para que no le pasara nada.
 

Thumb nin os y caballos trabajando en la mina
Niños y caballos trabajando en la mina de carbón (@lotasuhistoria)

Cuanto estaba en la superficie, caminaba por el pueblo cabizbajo, cansado de la faena y tiznado con el polvo del carbón, condiciones con las que tuvo que afrontar variadas enfermedades estacionarias: laringitis, neumonía y bronquitis en invierno; y gastritis, infecciones gastrointestinales y diarreas en verano. Asimismo, regularmente enfrentó temidas epidemias. Es muy posible que en su infancia Juanito despidió a varios amigos por la viruela, virus mortal sobre todo en niños de entre cero y ocho años.

Thumb nin os trabajando en una mina de carbo n  1924
Niños trabajando en minas de carbón, 1924 (memoriachilena.cl)

El tiempo pasó y un recio adolescente Juan se encontró con un pueblo bravo, donde se sacudían las durísimas condiciones de trabajo a través de la violencia. Tuvo una que otra pelea que no pasó a mayores y zafó de varios problemas más graves, quedándose con algunas marcas de guerra. Es que las riñas, el alcoholismo, la prostitución y crímenes de todo tipo eran pan de cada día, y muchas veces la ausencia de policía acrecentaba más aún el peligro.  

Thumb lota 2
Complejos industriales en Lota

Todas estas penurias e injusticias le hicieron pasar su juventud entre protestas y huelgas. Sospechamos que, como todo joven apasionado, estuvo dispuesto a dar la vida por una causa y que muchos de sus compañeros la dieron a manos de sangrientas represiones. Inferimos que Juan participó activamente en cada movilización y se vistió con sus mejores ropas para demostrar que no estaba trabajando, porque andar con traje de minero podía hacerlo pasar por traidor, cosa que se pagaba en muchas ocasiones con un trozo de oreja (confirmar tesis en la primera foto).

Thumb huelga primero de mayobiblioteca nacional de chile
Manifestación obrera un Primero de Mayo. Un cartel dice «Abajo el servicio militar obligatorio : el ejército es la escuela del crimen» (Biblioteca Nacional de Chile).

Podemos dar por hecho entonces que vivió “La Huelga Larga del carbón” (o “Huelga Grande del Carbón”) en 1920 y el paro nacional del 1927, dos de las incontables protestas que lograron, a la postre, mejorar sus condiciones laborales. Imaginen que el trabajo de Juan era tan malo en algunos momentos, que su madre y su esposa, con el fin de aportar a la economía del hogar, arrendaban su cama cuando él estaba de turno, coordinando con otro minero para que la use en su ausencia. A esto se le llamaba “camas calientes”, algo muy usado por las dueñas de casa de Lota Bajo.

Thumb polici a arrestando 1912 memoria chilena
Policía arrestando manifestantes, 1912 (memoriachilena.cl).

Thumb huelga 1918 memoria chilenajpg
Huelga a favor del abaratamiento de los artículos de consumo, noviembre de 1918 (memoriachilena.cl).

Como vemos, la vida no fue nada fácil para Juan, pero creemos que con su trabajo y esfuerzo en los años 30 ya tenía una familia consolidada, con hijos y nietos. Y que nunca se le pasó por la cabeza que una mañana de verano de 1939, mientras tomaba su vino con harina, sucedería uno de los terremotos más devastadores de la historia de Chile, dejando de 2.205 casas construidas en Lota, 130 en pie. Queremos pensar que una de ésas era la suya, pero difícil. En cambio, la mina no tuvo daños y las faenas casi no se detuvieron.

Thumb terremoto bi o bi o  1939 memoria chilena
Terremoto región del Bío Bío, 1939. (memoriachilena.cl)

Thumb terremoto bi o bi o 1939 cambio21
Terremoto región del Bío Bío, 1939. (Cambio21)

Estas son solo algunas de las cosas que Juan Bautista Aravena Villaroel tuvo que pasar en para conseguir su medalla “Al Merito”. Lo proyectamos como un hombre trabajador y callado, que puso sudor y lágrimas para darle lo mejor a los suyos. Cuando lo condecoraron imaginamos que se emocionó, se le cayeron unos lagrimones y esbozó una efímera sonrisa con varios dientes menos.

Thumb lota 1
Faenas mineras en Lota en los años 50’s. Archivo Enterreno.

Tal vez lo sintió como un pequeño triunfo por el inmenso sacrificio que él junto a miles de chilenos hicieron en esas tierras, o quizás como una irónica burla porque nada puede valer tanto. Lo que está claro, es que el carbón marcó a fuego su vida y la de todo un país, creando unas pocas fortunas y muchas miserias, en un tiempo donde solo algunos lograban ver la luz al final del túnel.  

Thumb minero lota
Trabajador al interior de una mina. Revista Scielo.








Ver citas

Illanes O., María Angélica . (1963). Ella en Lota-Coronel : poder y domesticación : el primer servicio social industrial de América Latina. En Mapocho(p. 141-148 ). Santiago: Universitaria.

Ortega, Luis. (1963). La frontera carbonífera : 1840-1900. En Mapocho(p. 131-148 ). Santiago: Universitaria.
Müller Turina, Karen - Plath, Oreste . (1991). Folclor del carbón : en la zona de Lota. Santiago: Grijalbo.







agregar a favoritos






comentar



Debes iniciar sesión o registrarte para realizar esta acción.