Piscina de Rocas de Santo Domingo en 1959

modo mapa



Rodrigo Izquierdo

subido: 28 de Noviembre de 2017


La Piscina y Club Social de Rocas de Santo Domingo, diseñado por los arquitectos de Valdés, Castillo y Huidobro, fue construido entre los años 1945 y 1947. La piscina, se encontraba inserta en la urbanización de Santo Domingo proyectada por Smith Solar, publicitada en las Guía del Veraneante como una “Playa-jardín para residencias particulares” que contaba con “distracciones para los señores propietarios, tanto en verano como invierno; espléndida cancha de golf, canchas de tenis, hípica, deportes acuáticos, piscina de agua salada, club social y cancha de aviación en construcción”

El conjunto de la piscina presenta particular interés porque se encontraba en la playa misma y con el fin de evitar el viento constante y potente de la playa, el proyecto proponía una serie de estrategias arquitectónicas para proteger la piscina. Primero a través del pabellón principal paralelo a la playa, que mediaba entre la ella y la piscina, conteniendo los programas de Salón de té (con servicios de cocina) en el nivel superior y de camarines en el nivel inferior. Segundo, a través de una serie de elementos arquitectónicos, al sur con un volumen de servicios y un solarium en dos niveles con una estructura vidriada de protección para el viento y al norte con el trampolín, otra estructura vidriada y la piscina de niños. Todo el conjunto aprovechaba la diferencia de altura entre la calle y la arena misma a través de taludes de terreno natural que ocultaban el centro del proyecto. De esta manera arquitectura y naturaleza quedaban entrelazados, sin definir con precisión donde acababa una y se iniciaba la otra.

En la guía del veraneante, la piscina aparece constantemente en el tiempo, como el mayor valor gráfico del balneario. Tanto la piscina como el casino se presentan como un espacio interior, resguardado por la serie de elementos que componían el conjunto. El intento de complementarse con el entorno, se expresa en especial a través de una permeabilidad visual y literal, de algunos elementos formales.

Lamentablemente para el terremoto de 1985, la piscina sufrió daños estructurales. El agua se estancó, los veraneantes ya no podían bañarse y el viento se encargó de ir tapandola de arena.

Pasó el tiempo y estuvo más de 10 año en abandono hasta que se vende el terreno y se construye un condominio en el lugar. Sin duda una gran pérdida para la arquitectura nacional y el balneario.

autor: Rodrigo Santa Maria Izquierdo






También te puede interesar:




Contacto

felipe@enterreno.com

nicolas@enterreno.com